Cuidado exterior   »   Pulido


Como pulir y detallar el coche

Con el paso del tiempo, las inclemencias meteorológicas, la radiación ultravioleta, la contaminación, excrementos de pájaros, insectos, etc., van degradando la capa más externa del barniz de nuestro vehículo, produciendo lo que se conoce como swirls (microarañazos circulares) además de hacer que pierda brillo.

Para solucionar esto lo que haremos será pulir la capa de barniz (o de pintura si nuestro coche es monocapa). El pulido consiste en eliminar la capa superficial, donde están los swirls y daños, dejándola nuevamente lisa y perfecta.

Para pulir tenemos 2 maneras: a mano o a máquina. Si no tenemos mucha idea y tampoco tenemos mucha intención de tomárnoslo en serio podemos intentarlo a mano. No eliminaremos los swirls ni obtendremos resultados destacables, pero conseguiremos renovar un poco el brillo. Si queremos profundizar un poco más en el mundo del detailing y queremos ir en serio, hacernos con una máquina pulidora es requisito indispensable.


Para esta tarea serán necesarios los siguientes materiales
  • » Pulidora (preferiblemente)
  • » Esponjas de corte
  • » Esponjas de pulido
  • » Esponjas de acabado
  • » Polish de corte
  • » Esponjas medio
  • » Esponjas de acabado
  •  
Qué hay que llegar a conseguir

Podemos verlo claramente en la siguiente imagen:

Hablemos de las máquinas pulidoras

Pulidoras orbitales

Son máquinas excéntricas, esto significa que no rotan sobre un eje fijo si no que describen círculos u órbitas de un determinado diámetro (milímetros) alrededor de un punto central.

No producen hologramas ni tampoco tienen riesgo de quemar la pintura ni producir destrozos en manos inexpertas. Es por tanto mucho más sencilla y adecuada para principiantes.

Por contra, su poder de corte (eliminación de arañazos) es mucho mas reducido que en una rotativa y requiere mucho más tiempo de trabajo. Y si somos exigentes, el acabado que dejan no es tan perfecto como en una rotativa.

Pulidoras rotativas

Estas tienen un movimiento de giro sobre un eje fijo (como un taladro o la rueda de un coche). Por las características de su giro, cortan mucho más la pintura, la 'muerden' más por lo que el tiempo de trabajo se reduce notablemente y son capaces de eliminar las marcas más profundas sin esfuerzo. En pulidos de acabado y bajo el ojo experto, dejan un efecto espejo mayor que una orbital.

Por contra, generan un mayor calor en la pintura debido a que la fricción es mucho mayor y se concentra en un solo punto. Requieren de cierto grado de conocimiento para su manejo ya que su dificultad es mayor así como el riesgo.
Hablemos de los polish (pulimentos)

Qué tipos hay

En el mercado disponemos de polish con distinto nivel de abrasividad. Elegir el polish adecuado depende de varios factores, principalmente de la profundidad de los microarañazos o imperfecciones. En principio, lo normal es trabajar el proceso de pulido en 3 fases, utilizando primeramente un polish + esponja de corte, seguido de uno medio + esponja de pulido, y terminando con un polish + esponja de acabado.

De todas formas, estos 3 pasos no siempre son necesarios, si quisiéramos, por ejemplo, eliminar swirls muy superficiales nos serviría con realizar la fase 2 y 3. Serán la experiencia y el ensayo principalmente quienes nos digan cómo lo haremos.
Proceso
  • Lavado y secado a mano
  • Descontaminado
  • Pulir con polish de corte + esponja corte
  • Pulir con polish medio + esponja pulido
  • Pulir con polish de acabado + esponja acabado
  • Entre cada paso y al finalizar, limpiar los restos con la toalla de microfibra
Paso 1

Preparamos el coche

Lo primero lavamos y secamos el coche para asegurarnos de que la superficie está limpia. También es conveniente descontaminar el vehículo, a fin de retirar cualquier impureza que haya sobre la carrocería y que a la hora de pulir podría hacernos un "efecto lija", consiguiendo todo lo contrario a lo que pretendemos.

A la hora de prepararnos para pulir, hay que recordar que lo podemos hacer tanto a mano como a máquina. Sin embargo, la diferencia es muy grande (una sola pasada con la máquina equivale a varias horas de pulido a mano) y el acabado haciéndolo a mano no será tan espectacular como con pulidora.
Paso 2

Preparando el pulido

Lo primero, recordad que las fases que tengamos que hacer depende de nuestras necesidades y del estado de la superficie. Aquí explicamos todas las fases, pero cada uno deberá elegir las que le son necesarias

Bien, lo primero, echaremos una pequeña cantidad de pulimento sobre la esponja, dibujando una espiral y, sin ponerla en funcionamiento, posaremos la esponja sobre la superficie como se ve en la imagen inferior. Lo que haremos con esto es extender mejor el producto y no tener que pasar la pulidora en seco.


Paso 3

Pasando la pulidora

Ahora, poniendo primero una velocidad muy lenta, accionamos la máquina y vamos extendiendo el producto por la zona que vamos a trabajar. Una vez extendido, aumentamos la velocidad de la máquina, pasandola en forma de S en una dirección (horizontal) y despues lo mismo en la otra (vertical). Siempre solapando en cada pasada el borde de la pasada anterior. No hay que dejar zonas sin pasar la máquina, ni zonas en la que le demos de más.

Cuando el producto se empiece a secar es que ya es suficiente. No hay que olvidarse de retirar el producto con una bayeta de microfibra. La superficie debería habernos quedado más o menos mate, con los swirls igualados y nos debería quedar así:

Obteniendo resultados

Conforme las fases de pulido más se acerquen a la de acabado, más igualada nos quedará la capa externa. El objetivo final es que quede como en la siguiente imagen:

Últimos consejos

Dudas de por cuál fase empezar

Si no sabemos por qué fase tenemos que empezar a pulir, lo mejor es comenzar por una fase suave e ir observando si vamos eliminando swirls y obteniendo resultados. Si es así, perfecto. Si no, tendremos que pasar a una fase más agresiva (y posteriormente llegar a la de acabado, que no se nos olvide).

Repetimos nuevamente el orden: Corte > Pulido/Medio > Acabado.

Ejemplo: si empezamos por corte, tendremos que continuar por fase media y por último la de acabado. Si empezamos por la fase media, simplemente nos faltará la de acabado. Si empezamos por la fase media, rectificamos y hacemos la de corte, después nuevamente volvemos a hacer la media y por último la de acabado.

Pulir a mano

El proceso es el mismo, salvo que haciendo con la mano lo que haríamos con la máquina. El resultado no es comparable, por eso si tenemos ocasión de hacernos con una máquina no debemos dejarla escapar.

Ejemplos audiovisuales



Síguenos en: